Cuando Messi bendijo aun Lamine Yamal de bebé: la intrahistoria de una jugada del destino

0
Cuando Messi bendijo aun Lamine Yamal de bebé: la intrahistoria de una jugada del destino

El fútbol, como la vida misma, es un proceso constante de trabajo, esfuerzo, perseverancia y, por supuesto también, buena suerte. La fortuna, o quizás fuera el destino, decidió aliarse hace algo más de 16 años con Lamine Yamal, una especie de elegido que fue bañado -y ‘bendecido’- cuando apenas era un recién nacido por un jovencísimo Leo Messi.

Tras la explosión definitiva de Yamal en el fútbol mundial, salió a la luz hace apenas unos días una fotografía donde el jugador argentino, en un acto de carácter solidario del Diario Sport en colaboración con UNICEF y la Fundación del FC Barcelona, realizaba un baño al joven atacante en una bañera de plástico llena de agua.

Joan Monfort, que fue el afortunado fotógrafo que captó dicho momento, explica cómo vivió aquella sesión de fotos casi dos décadas después. «Fue una foto complicada. Messi antes era aún más tímido que ahora. Pero es muy profesional y lo puso fácil. Estaba tranquilo, paciente, alegre. Coger el niño no era su especialidad, pero lo hizo muy bien. Le impresionaba más el bebé (Lamine) que la cámara. Yamal era muy simpático y se ganó a Leo con apenas dos sonrisas».

El momento de la fotografía

Mounir Nasraoui y Sheila Ebana, padres de Lamine Yamal y vecinos del barrio de Rocafonda (Mataró), decidieron apuntar a su hijo al sorteo de la ONG cuando obtuvieron toda la información. La diosa fortuna quiso que el joven atacante fuera elegido por la organización y puesto en los brazos de Leo Messi.

«Creo que fue después de un entrenamiento. Messi fue extremadamente tímido, algo tenso y muy prudente, e incluso le costó coger al niño. O así lo percibí. Pero cuando Joan sacó un patito, empezaron a reír y fue todo más fácil. Ahora, con tres hijos y veinte años más sería diferente», añadió Oriol Canals, responsable por aquel entonces del marketing deportivo del medio catalán.

Por otro lado, Monfort aseguró que la presencia de la madre de Lamine, que era muy «tímida y prudente», «ayudó muchísimo» a la realización de la sesión fotográfica: «Fue una casualidad de la vida. En aquel instante no te puedes imaginar lo que será casi 20 años más tarde. Es una conjunción de cosas que solo se da una vez. Supongo que Yamal debe estar disfrutando mucho más la foto que Messi. Ahora están los dos metidos en competiciones importantes y están pensando en otras metas, creo que les hará mucha ilusión».

La vida quiso juntar a dos ‘cracks’ del fútbol mundial de generaciones distintas. Por un lado, Messi, ganador de ocho balones de oro y considerado uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. Por otro, Yamal, que está llamado a ser uno de los futbolistas más importantes de las próximas décadas. Como diría el Diario Olé, Lamine Yamal «está bendecido» por los dioses.

Deja una respuesta